5.- Diseño de la Investigación

Para haber llegado hasta este apartado, se infiere que ya concebimos un enfoque de la investigación y que es cuantitativo, de igual forma, ya se identificó el planteamiento del problema y se seleccionó uno o más alcances, así como, se planteó la hipótesis si así se decidió, por consiguiente, es el momento de seleccionar el diseño de la investigación, visualizando que no es otra cosa que “el término diseño se refiere al plan o estrategia concebida para obtener la información que se desea” (Hernández, Fernández y Baptista, 2006, p. 158).

En consecuencia, podemos decir que el diseño de la investigación, es una actividad medular, en virtud, que es el camino que se seguirá para poder obtener la información, que permitirá comprobar la hipótesis si es el caso, o aportar información para evidenciar los lineamientos de la investigación.

Esto es, para Hernández, Fernández y Baptista (2006) “en el enfoque cuantitativo, el investigador utiliza su o sus diseños para analizar la certeza de las hipótesis formuladas en un contexto en particular o para aportar evidencia respecto de los lineamientos de la investigación (si es que no se tienen hipótesis)” (p. 158).

Ahora bien, la clasificación del diseño de la investigación, propuesta por Hernández, Fernández y Baptista (2006), manifiesta dos grandes ramas, los experimentales y lo no experimentales, los primeros a su vez según Campbell y Stanley (1966) se subdividen en: preexperimentos, experimentos puros y cuasiexperiemntos.

A su vez, los no experimentales se clasifican en: transeccionales o transversales y longitudinales.

Es importante el clarificar que hablando de diseños experimentales y no experimentales, ninguno es mejor que otro, sino que cada uno tiene su importancia y todo depende de la investigación que se esté desarrollando, es decir, como mencionan Kerlinger y Lee (2002): “ambos son relevantes y necesarios, ya que tienen un valor propio. Cada uno posee sus características, y la decisión sobre que clase de investigación y diseño específico hemos de seleccionar o desarrollar depende del planteamiento del problema, el alcance del estudio y las hipótesis formuladas” (Hernández, Fernández y Baptista, 2006, p. 159).



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s